Tráfico de datos personales. Un holandés vende sus datos personales por 350€.

Vender los datos de una persona, no debía ser noticia, pero lo es. Estamos acostumbrados a oír que empresas o gobiernos trafican con los datos personales, pero cuando un individuo, a titulo personal, vende sus datos, resulta chocante. Es como la historia del hombre que mordió al perro, si fuera al contrario, no sería noticia, pero al ser el perro el sujeto de la agresión, la historia gana interés y sobre todo morbo.
data sell
Todos sabemos que Google gana miles de millones con el Big Data (para ser exactos 55 mil millones en 2013). Y evidentemente no es el único, Facebook ha tenido grandes problemas debido a su política de nunca borrar los datos que adquiere. Instagram perdió una gran cantidad de usuarios al cambiar su política de privacidad después de ser comprada por Facebook y así la lista de empresas que usan los datos y hacen enriquecimiento de perfiles no acaba.

“Las compañías obtienen grandes beneficios con el intercambio de datos, y pensé, porque no cambiar las cosas y ver lo que pasa cuando una persona internet vender sus datos y darte cuenta cuanto vale de verdad”

Y es que los datos que vendió Shawn Buckles, también conocido como el holandés que ganó 350€ por sus datos personales, no tienen gran valor real. Los datos personales tienen valor, en el momento que cuentan con una actualización continuada. De ahí que con las herramientas de Internet y las nuevas tecnologías sea más fácil hacer ese trabajo. Pero, como el propio Buckles explica, su finalidad no buscaba lucrarse, por el contrario, tenía como objetivo denunciar una situación que ocurre diariamente y que cuenta con la aceptación de las personas. Y este uso no es exclusivo de las “malvadas” empresas, Buckles afirma en una entrevista a la revista WIRED que

“Mi mayor preocupación es el mal uso de los datos. Estamos permitiendo la vigilancia silenciosa del estado poniendo todos estos datos al alcance de la mano gratis”

. Holanda cuenta con más casos de crítica a la privacidad de las personas, para aquellos que quieran saber más, y sepan inglés u holandés, el documental PANOPTICON (VIDEO COMPLETO AQUÍ) levanta algunas cuestiones sobre donde van los datos que se recogen no solo en Internet, sino en la calle, en los autobuses o hasta en las tiendas de alcohol, donde una persona a distancia verifica a través de una cámara que el comprador es mayor de edad.

Desde mi punto de vista, el problema radica en la ética y en la transparencia de los procesos. Parece evidente que cuantos más datos se tengan sobre una persona, mejor se la conoce y mejor se la puede servir. La publicidad y el marketing han usado esos datos para crear necesidades en las personas, a través de anuncios, incluso antes de que la propia persona sintiese una verdadera necesidad. Sin embargo, la información tratada de una forma adecuada y con la tecnología adecuada, puede servir para encontrar soluciones que se ajustan mejor a las necesidades de las personas. Esto nos lleva a la recogida de información, que, siempre en mi opinión, debe ser clara para las personas y con el control de las mismas para poder eliminar los datos en el momento que se quisiera.

Lo cierto es, que a día de hoy, el uso y negocio con la información de las personas es una realidad por parte de las empresas. Y a pesar de ello, no existe una plataforma que sirva para la venta de datos personales por parte de particulares. A lo mejor hemos encontrado un nuevo modelo de negocio, un lugar donde las personas pudieran descargar su propia información a cambio de dinero. A fin de cuentas, es lo que se hace actualmente en muchos lugares de Internet y fuera de la red, sin recibir nada a cambio. Y tu, ¿estas dispuesto a compartir todos tus datos personales por dinero?

Javier
Si has llegado hasta aquí es que te has leído el texto, mi más sincero agradecimiento. Mi nombre es Javier y trabajo en desarrollo de negocios digitales. Me encanta todo lo relacionado con la tecnología y empecé a escribir estas líneas, porque escribiendo aprendo inmensas cosas que me ayudan a entender este mundo mejor. Pero también para conocer otros puntos de vista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *