Democracia Digital, la Casa Blanca y “We the People”

Hace ya un año de la aparición en la página online de la Casa Blanca de “We the People” (es: nosotros el pueblo), una herramienta cuya finalidad era y es hacer la democracia de hoy en día, un poco más, una democracia real.

En “we the people” la Administración Obama permite a todos los ciudadanos americanos promover peticiones para que estas sean respondidas por la administración y tratadas en caso de ser necesario. Para que un tema aparezca en la web de la Casa Blanca, este debe alcanzar por lo menos 150 firmas en menos de 30 días. Pero si en esos 30 días se consiguieran 25.000 la Administración se compromete a publicar y tratar el tema.
Por este espacio de diálogo y democracia ya han pasado algunas normativas de gran importancia para el mundo online como han sido la SOPA y la PIPA, las cuales tienen una gran repercusión a nivel mundial. También han pasado otras con menos repercusión, pero lo cierto en todo esto es que Estados Unidos ha dado un paso muy importante para que los políticos no sean solo políticos, sino representantes del pueblo, cuyo objetivo es actuar en temas que resultan relevantes a la sociedad.

Un año después de su lanzamiento, “We the people” continua funcionando y según sus administradores, cuenta con una buena salud. El uso de Internet demuestra que en buenas manos puede ser una herramienta de gran utilidad para permitir a la sociedad participar en el devenir de su nación.


Aquí está el análisis de la Casa Blanca al primer año de vida de “Nosotros el Pueblo”

Esta aplicación, no se libra tampoco de las críticas. Algunas de ellas aluden a las personas elegidas para responder estas peticiones. En el caso de la “Legalización de la Marihuana” se eligió al Director de la “Office of National Drug Control Policy” (es: Oficina de las Políticas de Control de las Drogas), el cual por normativa tiene prohibido desmarcarse a favor de la legalización de cualquier droga. Por otro lado, el hecho de que no todas las clases tengan la misma facilidades para conectarse a Internet genera rechazo aunque en este caso no sea debido al fin sino al medio usado.

Desde la Casa Blanca se ha comentado que este proyecto no está ni mucho menos concluido o terminado. Hace unas semanas se dio un paso al frente y se colocó el código creado para esta funcionalidad al acceso de cualquier desarrollador. El código creado en Drupal, puede ser encontrado en la página de GitHub y utilizado bajo una licencia GNU Generic Public Licence. De esta forma, el equipo de La Casa Blanca confía en que los desarrolladores ayudarán a mejorar y evolucionar el código mucho más rápido.
También se está pensando la posibilidad de firmar peticiones desde cualquier página web, actualmente solo se puede desde la página de la Casa Blanca, crear una aplicación para el teléfonos móviles, lo cual hoy en día parece más que necesario y aumentar la interacción con las redes sociales que permita no solo compartir y hacer “me gusta” de las peticiones, sino firmar las mismas.

España, todavía muy lejos


En España, la coyuntura actual, no solo pone en duda la salud financiera, sino la salud de la clase política. Con un volumen desmedido de políticos de profesión (los famosos 400.000 políticos), los temas tratados en la actualidad son en muchos casos motivo de enfado de una sociedad que no se ve representada por los propios políticos que eligieron unos meses antes. La idea de que los políticos están, no para gobernar, sino para servir parece estar muy lejos de las mentes de nuestros gobernantes, los cuales parecen preferir lucrase y aprovechar sus posiciones para temas de índole personal. En estos casos se demuestra una vez más cuan lejos estamos de una recuperación real.

Javier
Si has llegado hasta aquí es que te has leído el texto, mi más sincero agradecimiento. Mi nombre es Javier y trabajo en desarrollo de negocios digitales. Me encanta todo lo relacionado con la tecnología y empecé a escribir estas líneas, porque escribiendo aprendo inmensas cosas que me ayudan a entender este mundo mejor. Pero también para conocer otros puntos de vista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *